9 de abril de 2012

Nos amó hasta el extremo

(Pulsa aquí para ver el artículo completo)
Nos amó hasta el extremo, dio su vida en la cruz y hoy celebramos que ha resucitado.
Cada uno hemos podido celebrar la Pascua a nuestra manera y los jóvenes de manera especial con sus pascuas juveniles. Pero todos recordando aquellos días de Jesús en que dio su vida por nosotros.

En la pascua de universitarios han cantado la canción de Maite López "Amando hasta el extremo" que recoge de manera preciosa la institución de la Eucaristía en sus dos vertientes, la del evangelio de Juan con el lavatorio de los pies y la de los evangelios sinópticos con la bendición del pan y el vino.


Aquí tenéis el vídeo. Para poder disfrutarlo tendréis que buscar cinco minutos de sosiego porque es muy profundo y requiere toda la atención.

Son las dos caras de la misma moneda. La presencia de Jesús en el pan y el vino consagrado para que lo comamos es lo que nos da fuerzas para entregarnos a los demás. Y siguiendo a Jesús en su ejemplo de ponernos al servicio de todos, estamos rememorando su entrega de la Última Cena donde bendijo y repartió el pan y el vino.

La frase "Haced esto en memoria mía" no significa que repitamos el rito de partir el pan y pasarnos la copa de vino sino que debemos entregarnos a los demás como lo hizo Él con todo el mundo. Cuando escuché esto por primera vez decidí sustituir la jaculatoria clásica de "Señor mío y Dios mío" que nos enseñaron para repetir internamente durante la  elevación, por otra más concreta que me recordara el sentido de la Eucaristía y elegí "Lo importante es la entrega". Durante muchos años estuve repitiendo esta otra frase tan idealista hasta que caí en la cuenta de que me había olvidado de la persona de Jesús.
Ahora ya me quedo en silencio delante del milagro de su presencia y espero que sea Él el que hable.

¡Feliz Pascua de Resurrección!