19 de junio de 2010

CELEBRAR. Como saborear la celebración eucarística

Es el título de un libro de João Batista Libanio, jesuita de Brasil, publicado en la editorial San Pablo.

Repasa los símbolos de la liturgia eucarística para ayudar a profundizar en el misterio. Os dejo un párrafo muy significativo de lo que tendría que hacer un equipo de liturgia:
Una celebración apresurada no permite que las personas saboreen la simbología litúrgica. Esta incapacidad para hacerlo pone nerviosos a los fieles y hace que quieran salir cuanto antes del templo. Pero también se puede prolongar una celebración litúrgica hasta el aburrimiento, cuando se multiplican en exceso las palabras, las introducciones y comentarios de lo evidente o los cantos ruidosos e interminables. Es importante que haya tiempo y silencio para poder saborear la riqueza simbólica de la liturgia y no perderse en farragosos discursos, especialmente con interminables homilias moralizadoras que el predicador no sabe muy bien como terminar. Los grupos de liturgia, que preparan y orientan las cebraciones, tienen que mantener el equilibrio entre palabras, gestos, canos y silencios y ajustarse al espíritu de la celebración. Resulta molesta la falta de armonía entre estos elementos y los símbolos ajenos a la celebración o a la sensibilidad humana.