26 de octubre de 2010

Eucaristía de Acogida y Envío


Siempre celebramos la Eucaristía para recordar la muerte y resurrección de Jesucristo, pero también aprovechamos para iluminar los momentos importantes de la vida y de la comunidad.
En este caso se trataba de comenzar el curso con buen pie, poniendo la comunidad en manos del Señor, acogiendo a los que quieren participar de la fe dentro del grupo y sintiéndonos enviados por Dios a proclamar su Reino durante este curso.
El pasado día 16 celebramos esta Eucaristía en la que disfrutamos de momentos tan importantes como la imposición de las manos a los que se incorporan a la comunidad tanto desde el grupo de Universitarios como desde el grupo de Acogida. El canto que acompañaba este momento era el 121 de nuestro cancionero: Ruah, Ruah, Ruah. No es el poder ni es la fuerza, sino el Espíritu de Dios.

Tuvimos la oportunidad de celebrar la eucaristía en la capilla del colegio Jesús María de Juan Bravo. No es la iglesia ideal para mi gusto por la decoración recargada y la incomodidad del acceso. Pero por fin pudimos levantarnos y sentarnos con comodidad para realzar con nuestros gestos los momentos de la misa. Pudimos acercarnos a recibir la comunión en una procesión. Pudimos sentarnos en bancos laterales que rodeaban al altar y colocar al coro en un sitio amplio. Pudimos, en definitiva, dar otro aire a las celebraciones reuniéndonos en un lugar que no sea ni un teatro ni una sala de conferencias.

16 de octubre de 2010

Presencia y adoración


La presencia del Señor en la Eucaristía es una fuente de agua viva. Pero no solo en la celebración sino también con su reserva en el sagrario. Esta presencia es tan grande que nos inspira el sentimiento de adoración que durante muchos siglos ha complementado la devoción a la Eucaristía.
En la carta de Benedicto XVI Sacramentum Caritatis, de la que ya hemos hablado aquí, hay un párrafo para explicar la relación entre la adoración y la piedad eucarística: "La adoración fuera de la santa Misa prolonga e intensifica lo acontecido en la misma celebración litúrgica".

En la última tanda de ejercicios con Sergio pudimos dedicar cada noche un rato de oración a la adoración del Santísimo Sacramento, la presencia de Jesús entre nosotros. Entre cantos, oraciones y silencios el Señor nos iba hablando a cada uno de cómo seguirle en el día a día, y nosotros, desde nuestra pequeñez, sólo podíamos adorarle.
El canto más adecuado que conozco para esto es el Adoramus te de Taize que se puede prolongar durante tiempo indefinido, dejando que el alma se repose en el regazo del Señor. Todavía recuerdo la Pascua que celebramos en Taizé de universitarios donde aprendí esta canción y donde ví que durante toda la noche se estuvieron turnando grupos de jóvenes para cantarla adorando a Dios.

3 de octubre de 2010

También hay misas a diario

¿Quieres saber donde?. Hay una página web dedicada a ayudar a todos a encontrar un lugar donde asistir a misa. En Misas.org puedes encontrar los horarios de misas en más de 13.000 templos. Ya tienen registradas 47.513 misas y subiendo...
Se basa en la colaboración de los párrocos y feligreses que notifican los horarios que tienen en cada iglesia.  Si estás de viaje un fin de semana y quieres tener la oportunidad de celebrar la Eucaristía no dejes de visitar la página para localizar un templo en la zona donde vayas a estar. A veces no están muy actualizados por lo que recomiendo una llamada por teléfono para confirmar la misa.

Si quieres ir a misa entre semana y no sabes donde puede haber una iglesia con un horario que te encaje, esta es la página ideal. Puedes localizar todos los templos que hay en el camino de tu casa al trabajo y ver si levantándote media hora antes puedes aprovechar para encontrarte con el Señor. Si al final del día no tienes ninguna reunión y te queda un rato antes de la hora de cenar, el milagro de la presencia de Jesús te está esperando para regalarte su gracia.